Función de la creatina

Quienes conocemos la creatina sabemos que se trata de un ácido orgánico nitrogenado que forma parte de los músculos de algunos organismos vivos, y es un derivado que puede ser utilizado para distintos objetivos debido a que tiene propiedades ergogénicas y permite, en breves períodos de recuperación, realizar cargas repetitivas para ganar energía anaeróbica y tamaño de musculatura.

Para aquellos curiosos o necesitados de información, les explicamos la función que cumple la creatina.

Cerca del 90% de la creatina es almacenada en los músculos del cuerpo, sabiendo que un adulto con un peso corporal de aproximadamente 70kg tiene una cifra cercana a los 120 g de creatina. El resto de la creatina se encuentra dos tercios de manera libre y el otro tercio asociado a un fósforo. La creatina, junto con el fósforo tiene como fin la creación de la fosfocreatina, la cual se presenta en células musculares de los vertebrados y algunos invertebrados.

La creatina es una fuente directa e inmediata para poder regenerar el ATP, constituyente energético que se encuentra en las células musculares y la cantidad diaria que solicitan los humanos a diario son una cantidad aproximada a los 2 gramos, de los cuales un 50% es aportado por nuestro propio organismo mientras que el 50% restante tiene que ser aportado por una dieta que consumamos. Una de las tantas funciones que cumple con respecto al ATP, es el regular el pH mediante las disoluciones tampón que se encuentran en las células.

Gracias a sus capacidades y funciones, es que se le dan diversos usos como pueden ser los usos deportivos y los usos dietéticos, las dos principales maneras de las cuales se utiliza la creatina con fines beneficiosos para el cuerpo humano, ya sea mejorando el rendimiento de nuestro cuerpo en algún deporte, o ayudando a que nuestra dieta sea balanceada y estemos más cerca de perder peso.