Usos dietéticos de la creatina

Usos dietéticos de la creatina

 

La creatina además de encontrarse como suplemento para ciertos productos elaborados con fines deportivos, también se encuentra presente de manera natural en alimentos como la carne (en especial en el pescado, como el arenque o el salmón, dos alimentos con abundante creatina), el huevo y los productos lácteos. También puede que se encuentre en algunas verduras, pero la cantidad que se encuentra es muy pequeña.

Es un suplemento muy utilizado en productos comerciales en distintas dietas, pero principalmente en aquellas cuyo objetivo es aumentar la musculatura. Muy utilizada por los deportistas debido a su relación directa con la regeneración del ATP en el músculo, es un suplemento que aparece infaltablemente en quienes desean mantener un cuerpo con músculos bien formados y llenos de energía a la hora de realizar distintos tipos de ejercicios, pero en especial aquellos anaeróbicos como el levantamiento de pesas.

Científicos lograron comprobar que su presencia apropiada en la masa muscular facilita que se conserve correctamente la fosfocreatina, combinación de fósforo y creatina.

Se dice que una persona metaboliza una cifra cercana al 1,2% de la creatina que almacena en su cuerpo, por lo cual una persona con un peso aproximado de 70kg tiene una cantidad que ronda de 120 a 140 gramos de creatina, de la cual aproximadamente dos gramos son perdidos en cada actividad, pero si se compensan con una dieta adecuada, no habrá problemas de descompensación.

Se ha comprobado que la vitamina E ayuda el transporte de la creatina a los músculos del cuerpo humano, mientras que la única manera de saturar la concentración de creatina en la sangre es ingiriendo algún suplemento que contenga mucha cantidad de creatina pura, pero no siempre es recomendable tomar de repente cantidades mayores a las normales de creatina, ya que el cuerpo tiene depósitos musculares dedicados a la creatina y tienen que ir expandiéndose paulatinamente.